LA PUERTA

No quería pensar pero pensaba. Una y otra vez en aquella puerta muda, expectante, cerrada a cal y canto y situada en el extremo del pasillo.


Una puerta de roble macizo, suponía, por el aspecto similar al de las de todos los despachos del bufete. Un prestigioso buffete de abogados en el que gracias a su buen expediente y a unas llamadas telefónicas había conseguido entrar.


Recuerda que fue al segundo año de estar allí, con aquella reforma general de la vivienda, cuando se dió cuenta de la puerta. Le sorprendió porque era la única dependencia de la que no tenía llave.


No quería pensar, pero pensaba. Por qué él no disponía de llave. Veía venir e ir a sus compañeros desde aquella habitación, traían papeles, seguro que de allí, pero él, él que era de toda confianza carecía de llave.


Una vez este pensamiento se instaló en su mente, se vió en la necesidad de preguntar: Qué si había expedientes tras esa puerta, que si eran temas políticos, que por qué el acceso restringido, que cómo se determinaba quien podía o no traspasar el umbral, que si era la antigüedad, la pericia...


Sin embargo no obtuvo respuestas. Sus compañeros se encogían de hombros, aseguraban que tampoco ellos entraban allí, e incluso juraban carecer de llave. Con los meses acabaron por no entrar en el asunto, ni dar fundamento a sus inquisiciones.


Pero, él, él estaba seguro de verlos venir desde el fondo del pasillo, cargados con extraños sobres.


No quería pensar, pero pensaba y entre pleito y pleito decidió quedarse a vigilar la puerta.


Seguro que habría algún descuido y podría entrar y descubrir que secretos se guarecían tras el roble.


Pasó pues de pensar a vigilar. Perdió el apetito, perdió el sueño, perdió juicios, perdió clientes, perdió casi todo menos su puesto permanente de vigía.


Hasta que al fin una friísima mañana de marzo la nueva señora de la limpieza pasó por delante de su despacho abierto de par en par, plumero y fregona en ristre, avanzando decididamente hacía la sospechosa puerta. No pensó, no vigiló más, se precipitó tras ella.


Persiguió sus movimientos rítmicos y finalmente cayó desmayado detrás la mujer que, en ese momento, estaba ya más que alarmada por la amenazante presencia en sus espaldas.


Las esquelas del día siguiente difundían la noticia de un joven y prometedor abogado que había muerto, en la flor de su vida y de su ejercicio profesional, de una parada cardiaca.

Sólo algunos compañeros, después de escuchar a la empleada de la limpieza, supieron que I.O.M de MK asesores, había muerto de incredulidad, de rabia, desesperación, y demostrada incompetencia, cuando comprobó que la maciza puerta de roble claro del final del pasillo, el santa santorum del enigma, la cámara acorazada de secretos y vetada a él, a él, un hombre inteligente y de toda confianza, era simple y llanamente una pintura, un traspantojo.

de "Imprevisible azul"
Pintura : José Carlos Balanza






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

CEDRO

  • http://www.cedro.org/
  • http://www.cedro.org/blog

SELECCIÓN MUSICAL

ELIGE TU CANCIÓN MIENTRAS VES LAS ENTRADAS DEL BLOG.

http://www.saigonocean.com/nghenhacHoaTau/jukebox.swf

JUKE BOX 60 años de Música

Un excelente hallazgo para los nostálgicos....

Se trata de un juke box que recupera 60 años de música y que te permitirá escuchar las melodías del año de tu nacimiento... o de cualquier otro año entre 1940 y 1999


Haz clic en el año que desees y el juke box te ofrece una selección de 20 canciones del año seleccionado.

1940 1950 1960 1970 1980 1990
1941 1951 1961 1971 1981 1991
1942 1952 1962 1972 1982 1992
1943 1953 1963 1973 1983 1993
1944 1954 1964 1974 1984 1994
1945 1955 1965 1975 1985 1995
1946 1956 1966 1976 1986 1996
1947 1957 1967 1977 1987 1997
1948 1958 1968 1978 1988 1998
1949 1959 1969 1979 1989 1999

Entradas populares