UNA CUESTION DE PROBABILIDAD


UNA CUESTION DE PROBABILIDAD

                 Para mis amigos del club "CAFE CON LIBROS", porque lleva una inocencia especial.
Sólo había tres posibilidades entre trescientos sesenta y cinco días de encontrarla y tenía que ser en el beneplácito de aquel parque, entre la hora anterior al ángelus y las dos posteriores.


Y tenía que ser en el bullicio de la gente. Entre ellas, sus ropajes coloridos, la estridencia de sus sones y aquella algarabía milenaria de calles recortadas.


Y ella, su sueño oculto, subirá a las escaleras de la magnífica torre, saludará con su vestido nuevo de princesa, y él se abrirá paso entre el gentío que le gritará, increpará, amonestará. Pero, pese a los codazos, impedimentos, traspiés, él, la alcanzará, justo en el momento exacto en el que ella se retire de las alturas. Y debe ser así para que al llegar el monstruo de la oscuridad a por su amada, invadiendo sus cabellos cobrizos, sus brazos de nubes, su vestido de princesa y sus ojos de bosque, él, y sólo él, esté a su lado para protegerla, cogerla de la mano y traspasar el huracán de la pena negra, la boca del lobo, el túnel de la áspera noche, y llegar, a salvo, al jardín del día, al sol, a la música, al pueblo enfebrecido de alegría.


Ella, entonces, sacudirá la princesa de su traje, el rojo de su pelo, la verde mirada, apretará su mano un instante, aparentará un beso en sus labios y se perderá en la algarabía, con la promesa de volver el próximo año.


Bien, que sean trescientos sesenta y cinco días los días esperados, se reconocerán nuevamente en alguno de esos tres días en los que el tragantúa se coloca, de once a dos de la tarde, en la plaza señorial del Espolón.


Y, ella, subirá las escaleras. Se detendrá en lo alto unos segundos, los justos para que él, expectante, desde abajo, la vea. Y al verla, se abrirá paso entre el gentío, que le increpará, gritará, amonestará. Pero, justo en el momento exacto en que ella y sus siete años se sienten para deslizarse por el terrorífico tobogán, él, y sus ocho años, tomarán su mano. Cruzarán el monstruo negro de las sombras, el temblor contenido de los miedos, con las manos muy prietas y el corazón en los labios, hasta llegar, a salvo, a la luz, a los olores del festejo.


Ella, entonces, sacudirá la princesa de su traje, el rojo de su pelo, aparentará una sonrisa en su beso, y le dejará en sus ojos el mismo pacto de la vez anterior, la misma promesa: “mañana a la misma hora, o si no, hasta el año que viene”.

en "IMPREVISIBLE AZUL"
escultura ELÏAS del RÍo en "De perdidos a DEL RÍO"
fotofrafía Juan Manuel Balebona

3 comentarios:

  1. Me encanta, me recuerda mi niñez. Gracias

    ResponderEliminar
  2. UNA PRECIOSIDAD. TOTAL .¡ HAY QUE VER CÓMO ENCAMINAS Y DEJAS VOLAR LA IMAGINACIÓN Y LUEGO QUÉ COSA TAN SENCILLA.
    EN MI CIUDAD TAMBIÉN HABÍA UN TRAGANTÚA.
    ENHORABUENA.

    ResponderEliminar
  3. Magnifico y original no me extraña la crítica del insigne escritor Medardo Fraile

    ResponderEliminar

CEDRO

  • http://www.cedro.org/
  • http://www.cedro.org/blog

SELECCIÓN MUSICAL

ELIGE TU CANCIÓN MIENTRAS VES LAS ENTRADAS DEL BLOG.

http://www.saigonocean.com/nghenhacHoaTau/jukebox.swf

JUKE BOX 60 años de Música

Un excelente hallazgo para los nostálgicos....

Se trata de un juke box que recupera 60 años de música y que te permitirá escuchar las melodías del año de tu nacimiento... o de cualquier otro año entre 1940 y 1999


Haz clic en el año que desees y el juke box te ofrece una selección de 20 canciones del año seleccionado.

1940 1950 1960 1970 1980 1990
1941 1951 1961 1971 1981 1991
1942 1952 1962 1972 1982 1992
1943 1953 1963 1973 1983 1993
1944 1954 1964 1974 1984 1994
1945 1955 1965 1975 1985 1995
1946 1956 1966 1976 1986 1996
1947 1957 1967 1977 1987 1997
1948 1958 1968 1978 1988 1998
1949 1959 1969 1979 1989 1999

Entradas populares