UN ÁTICO EN WESCFLIFF

UN ÁTICO EN WESCLIFF DE JAVIER CASIS
CENTRO IBERCAJA, 30 DE JUNIO DE 2010

Muchas gracias al centro cultural Ibercaja que tan maravillosamente nos ha atendido, y atiende en nuestras continuas actividades; al público que nos acompañó y a Javier Casis por permitirme acompañarle en esta nueva aventura literaria.


Quiero felicitar muy sinceramente al Fernando García, primero por su buen tino, su comprensión de la obra, del autor y de que es algo más allá de lo que se ve y no me refiero a los fantasmas que aparecerán en la novela. Sino a esa inquietud literaria y vital de Javier Casis, que hace que los personajes, y los escritores más relevantes de la literatura inglesa, especialmente los de la época victoriana inmersos en los temas de misterio – como Doyle, Conrad, Oscar Wilde, Chesterton, Belloc, Bensosn, se paseen, no digo por su obra- que sí-, ni por sus estanterías- que sí-, sino por su conocimiento, por su bagaje cultural, como un lapicero por nuestro bolsillo, o una mirada por los ojos.

Felicitar a Miguel Ángel Ropero por esa perfecta portada, que nunca adolece de maestría e ingenio siempre de manifiesto en un detalle, como un guiño al lector, como un guante a la mano exacta, o una inquietud a su duda, o un preludio a su obra, como una metáfora a su verso.

Enhorabuena al autor, mi querido Javier Casis, porque desde que abres el libro con esa misteriosa frase: yo tuve un buen amigo escritor que desapareció sin dejar rastro...”; pasando por observaciones y reflexiones de la vida cotidiana (pg75) “porqué me pregunto…; continuando por el nudo de la trama repleto de encuentros con autores, obras, libreros, editores, actores, anécdotas, reminiscencias de descendientes ( nieto del autor, pariente del profesor,..), hasta el desenlace, resuelto con el acierto y el cierre suficiente, pero también con la grieta abierta a seguir, a seguir sabiendo más de la vida de los personajes y de la sabiduría de Javier respecto a la literatura y los libros.

Porque el insigne escritor que hoy nos ocupa tiene, como he mencionado, por costumbre placearse por librerías de viejo y codearse con relevantes autores, tanto de la literatura victoriana (1887-1901), como actuales.

Es esta una costumbre austera y bien fundamentada, no es por sutil o efímero capricho. Quiero decir, no es el paseo de un pavo real por los jardines literarios, ni el de una gaviota que acecha su presa, ni el de una nube que mire de reojo una ciudad.

La suya, es como digo, una costumbre audaz, sopesada, elegante y fiel a su propia naturaleza, como podremos comprobar si leen “Un ático en Westcliff”.

Así que, dispónganse a viajar, a aprender y a disfrutar.

Arrellánense en su sillón y concéntrense en hojear primero y con interés el libro, a mirar la primera letra, U, de la portada, con su magnífica, sugestiva y sugerente imagen, entrar en la cuidadísima edición que invita a leer, repasar el esmerado lenguaje de la obra, vibrar con la historia; sentir la personalidad del autor que fluye con total naturalidad, haciendo guiños a personas de su vida cotidiana y dando sus dedicatoria iniciales y sus agradecimientos finales.

Por tanto adentrémonos en la incógnita “yo tuve un buen amigo escritor que desapareció sin dejar rastro...” y permanezcamos en la ciudad (Westcliff y su entorno en el condado de Sussex) donde el autor, nuestro autor, Javier Casis, escribe, con rotunda y autorizada voz esta historia.

Conjeturemos sobre el novelista creando la novela y sobre la propia novela.

Imaginen, pues, una doble pantalla, a la derecha el escritor, nuestro notable Javier Casis, ante su propia caligrafía, o su propio ordenador. El pensamiento dictando el ritmo de su mano, o su lápiz garabateando en un panel nombres: el libreo Calavia, Julia Charles; lugares distantes; celebrados autores ingleses, sus personajes y obras memorables DOyle, Josep Conrad,Sherlock Holmes, Doryan Grey, Drácula,..; un tablero repleto de cruces , fechas y encuentros que solidificaran la trama de su historia.

Una exposición de datos como piezas de un puzle dispuestas a encajar, en la atmósfera perfecta que se crea en la otra pantalla.

Esa pantalla de la izquierda, donde imaginamos una ciudad distante y acogedora, un misterio con acento ingles y rostro conocido. Una niebla en la ciudad, calles con nombres de promesa, personajes y obras que se incardinan en las propias personalidades de sus autores. Veamos también esa anécdota, que nos descubre Javier; aquella que oímos un día y varios datos remisos al saber popular. Escuchemos, por ejemplo hablar de Rye, donde acudieron, tal vez sin consciencia, la galería más completa de escritores victorianos, sorprendámonos con famosos y admirados autores que se odiaron a sabiendas y se aclamaron a escondidas.

Apreciemos las lunas de la intriga que aciertan el lugar exacto en su reflejo y el porte británico de diarios, anaqueles y relojes que dan la hora exacta del suspense…, pues en nada olvidemos que todo empieza cuando el Sr Pollack, protagonista del libro, declara que “yo tenía un buen amigo escritor que desapareció sin dejar rastro…” y todo terminará un buen día- no precisamente el día en que cerremos la última página de agradecimientos y breve bibliografía, de la mucha leída y asimilada- sino un buen día, ese día, en el que ¡ al fin ¡ descubramos cuánto admiran los escritores victorianos de la lectura de aventuras a Javier Casis, y si Javier Casis es en realidad, por su conocimiento de la época y su pericia como escritor, uno de ellos: tal vez Doyle, o Wells o el mismísimo autor de las cuatro plumas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

CEDRO

  • http://www.cedro.org/
  • http://www.cedro.org/blog

SELECCIÓN MUSICAL

ELIGE TU CANCIÓN MIENTRAS VES LAS ENTRADAS DEL BLOG.

http://www.saigonocean.com/nghenhacHoaTau/jukebox.swf

JUKE BOX 60 años de Música

Un excelente hallazgo para los nostálgicos....

Se trata de un juke box que recupera 60 años de música y que te permitirá escuchar las melodías del año de tu nacimiento... o de cualquier otro año entre 1940 y 1999


Haz clic en el año que desees y el juke box te ofrece una selección de 20 canciones del año seleccionado.

1940 1950 1960 1970 1980 1990
1941 1951 1961 1971 1981 1991
1942 1952 1962 1972 1982 1992
1943 1953 1963 1973 1983 1993
1944 1954 1964 1974 1984 1994
1945 1955 1965 1975 1985 1995
1946 1956 1966 1976 1986 1996
1947 1957 1967 1977 1987 1997
1948 1958 1968 1978 1988 1998
1949 1959 1969 1979 1989 1999

Entradas populares